Llegado este día, a todos nos da por ponernos reflexivos sobre los 364 días que preceden al 31 de diciembre que no es nada especial, pero por el simple hecho de haber dividido el tiempo de esta forma, se dice que este día es especial. Pero yo no quiero recordar, o si. Pero no de la misma forma que el resto. Yo lo que quiero es olvidarme de este año. Ha sido un año que ha tenido más días malos, que buenos. Un año para dejar que se vaya y que no vuelva. Un año que deje pasar a otro nuevo con la esperanza de que sea algo mejor. Pero en esta noche especial, me gustaría brindar por muchas cosas.

Voy a brindar por el 2014, porque a pesar de haber sido un año desastroso, también ha traído cosas buenas que me han enseñado a crecer y madurar. Por cada pequeño momento de felicidad. Por las sonrisas entre lágrimas. Por las lágrimas que acompañan a la risa. Por las palabras sinceras. Por esos cruces de miradas (y todos sabemos a cuales me refiero). Por todas esas personas que siguen ahí después de años. Y por todas esas que han aparecido y se han quedado. Por los que se han ido pero que han dejado algo valioso en mi vida. Por las canciones que nos salvan la vida en algún momento pero sobre todo, por esa canción. Por no darse nunca por vencido, por seguir luchando, por seguir caminando aún después de tropezarse y por no parar nunca. Por todos esos 'estoy bien' que esconden un oscuro dolor en el interior de una persona. Por ese libro que te ha hecho introducir en un mundo nuevo o que ha reflejado algún aspecto de tu vida en la piel de un personaje. Por esa película que ha conseguido enamorarte. Por todas esas fotos que al verlas en un tiempo no podrás evitar soltar una lágrima. Por ese partido y ese gol que han hecho que te olvides durante 90 minutos del mundo real. Por esa silla vacía que va a haber esta noche en muchas mesas porque las personas se van. Por el pasado y todo lo vivido. Por el hoy, no el mañana de ayer, no, hoy. Por el día a día. Por el futuro y todo lo que él va a traer consigo. Por el tiempo que es lo más valioso que tenemos, lo único que se va y que nunca podremos recuperar. Por la familia. Por los amigos. Por el amor. Pero, sobre todo, hoy es día de brindar por mi. 

3 comentarios:

  1. Brindo por ti (un poco tarde, pero no pasa nada), y también brindo porque este año va a ser mucho mejor. Porque sí y porque te lo mereces ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca é tarde, temos todo o tempo do mundo para facelo.

      Eliminar
  2. Qué buen motivo de brindis.
    Que los días sean muy positivos y el optimismo crezca.

    ResponderEliminar